Llevando tus maletas


Muchas veces no somos conscientes de cuanto peso llevamos en nuestros hombros, no en relación a algo físico pero referente a algo que pueda reflejarse en nuestra salud mental. Talvez recuerdes cuando eras pequeño y llevabas tus materiales al colegio, recuerda lo pesada que podía llegar a ser tu maleta, pero aun así la llevabas en tus hombros. Bueno, es así como puede ser que estés llevando tus penas, tristezas, frustraciones y/o decepciones en tu vida. Estamos acostumbrados a experimentar las emociones, pero no procesarlas, no sentirlas ni darles su respectivo lugar. Por ello, al desconocer lo que sentimos, nos cuesta entender lo que pasa en nuestra mente. Vamos guardando esos momentos, donde escondimos nuestras emociones, no las dejamos salir y decidimos cargar con ellas, aun a costa de nuestra salud mental.



Entonces, cuestionémonos, que estamos cargando. ¿Cargas con lo que sentiste hace 5, 10 o 15 años, pero no quisiste compartirlo? ¿Talvez fue algo por lo que lloraste en tu cuarto a oscuras o quizás fue algún sentimiento que pensaste que ya no era adecuado?


Pues, aunque pienses que suene cliché, solo tu podrás saber que llevas en esa maleta de vida, donde lo estás escondiendo aun apretujado y gastado y que cada vez que vuelves hacia tu maleta, hacia esos recuerdos, se desgasta, pero no decides soltarlo.


Cargas con tanto peso en tu maleta que confundes todo lo que existe en tu presente y una cosa que aprendemos durante nuestra vida es que, tarde o temprano, llegará ese momento donde deberás hacerlo. Entonces, date la oportunidad de examinar esa maleta, sin cuestionarte ni juzgarte. Atrévete a ver dentro de ella para sacar todo lo que se encuentre, revisando si fue reciente, si aún te duele, si aún necesitas retenerlo. Será difícil despedir todo lo que te acostumbraste a llevar, pero ya no te atará al pasado, y podrás moverte mejor en este presente. Milan Kundera dijo: “En este momento, en realidad no estoy aquí. Debería haberme ido ayer y aquí no soy más que mi propio retraso”, esto demuestra que todo lo que te pesa, te retiene de ese brillante futuro que anhelas, te hace retroceder y perder de vista esa vida que esperas.


“En este momento, en realidad no estoy aquí. Debería haberme ido ayer y aquí no soy más que mi propio retraso." Milan Kundera

Por ello, necesitas llevar tu maleta liviana y talvez puede que te cueste mucho ir vaciando tu maleta y tomar la decisión de soltar todo aquello que no te permite seguir y eso está bien ya que todo es parte de un proceso, pero debes saber que poco a poco te permitirá empoderarte para ser libre de todo aquello que te pesa para poder seguir adelante.



43 visualizaciones