¿QUÉ ES SER ASERTIVO? ¿CÓMO EVITAR LAS CONDUCTAS PÉNDULO (PASIVO – AGRESIVO)?

Como se abordó previamente, es necesario recordar que la asertividad es un elemento que se va adquiriendo de forma progresiva conforme más se intenta poner en práctica.

La libre expresión de pensamientos, sentimientos y convicciones debe darse en situaciones particulares, tomando en cuenta los derechos propios y de terceros. El ser asertivo es necesario para cuidar nuestra salud mental. Sin embargo, debemos tomar en cuenta el contexto y cuestionarnos: ¿qué tan oportuno es que sea asertivo en este momento?

Las conductas péndulo se entienden como la ausencia comunicativa de necesidades y pensamientos. Provenientes de una postura pasiva que al momento de llegar a un punto límite en relación a la ausencia de satisfacción surge una “explosión emocional”. Durante este suceso el individuo toma una postura agresiva debido a la carencia de necesidades satisfechas. Es necesario destacar que estas conductas provienen de una inteligencia asertiva poco efectiva. Las conductas péndulo surgen cuando un individuo polariza su conducta y se manifiesta de la siguiente forma:

1. Sumisión: Respeto exclusivo hacia los derechos de los demás, sin tomar en cuenta los derechos individuales. Esta conducta suele ser el detonante a conductas agresivas.

2. Agresividad: Se caracteriza por la ausencia de respeto por uno mismo. Puede derivarse en aislamiento social.

Las conductas de mayor funcionalidad se centran en la asertividad, al actuar de esta forma la persona siente respeto hacia sí misma y hacia los demás. Generando bienestar personal. La sumisión y agresividad empleadas como una conducta polarizadas crean disfuncionalidad a largo plazo. Derivando en malestar y poniendo en peligro la integridad de la persona. Estas conductas pueden oscilar de forma unilateral. Es decir, un individuo puede pasar de la sumisión a la agresividad y viceversa.

Es necesario destacar que cuando comenzamos a emplear una postura de mayor asertividad nos encontramos en un nuevo reto: buscar el equilibrio conductual. Esto implica que nos encontraremos expuestos a situaciones de vulnerabilidad en la que nos manifestaremos tanto agresivamente como pasivamente en exceso en algunos momentos, sin embargo, la finalidad de poner en práctica esto es fomentar la inteligencia asertiva. No hay que perder de vista la finalidad de poner en práctica la asertividad: Generar bienestar por nosotros, para nosotros y para nuestro entorno.

16 visualizaciones