top of page

Técnicas para el manejo del estrés


Es la respuesta del cuerpo a cualquier demanda o cambio en el entorno. Puede ser causado por una variedad de factores, como el trabajo, la escuela, las relaciones personales o situaciones de crisis. Cuando el cuerpo se encuentra bajo estrés, libera hormonas como la adrenalina y el cortisol, lo que puede aumentar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, entre otros cambios físicos. Esto es útil en situaciones de emergencia, ya que proporciona un aumento temporal de energía y agudeza mental que puede ayudar a enfrentar la situación. Si el estrés se prolonga o se vuelve crónico, puede afectar negativamente la salud mental y física. Es importante aprender a manejar el estrés de manera saludable para evitar estos efectos negativos. Sin embargo, si el cuerpo está constantemente bajo estrés, estos cambios físicos pueden tener efectos negativos en la salud, como dolores de cabeza, problemas de sueño, y problemas digestivos. Por lo tanto, es importante aprender a manejar el estrés de manera efectiva para evitar estos efectos negativos en la salud.

Existen muchas técnicas para manejar el estrés, y lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Algunas posibles técnicas para manejar el estrés incluyen:

  1. Ejercicio físico regular: el ejercicio físico puede ayudar a reducir los niveles de estrés al liberar endorfinas y otros químicos del cerebro que te hacen sentir bien.

  2. Respiración profunda: la respiración profunda puede ayudarte a relajarte y reducir el estrés en momentos de tensión. Puedes probar a tomar una respiración profunda lenta y regular, contando hasta cuatro mientras inhalas, reteniendo el aire durante cuatro segundos, y luego exhalando durante otros cuatro segundos.

  3. Estrategias de afrontamiento: hay muchas estrategias de afrontamiento que puedes usar para manejar situaciones estresantes. Por ejemplo, puedes tratar de ver las cosas desde una perspectiva diferente, buscar formas de solucionar los problemas en lugar de centrarte en los sentimientos negativos, o buscar apoyo emocional de amigos y familiares.

  4. Meditación o técnicas de relajación: la meditación y otras técnicas de relajación, como el yoga o la técnica de liberación muscular progresiva, pueden ayudarte a reducir el estrés y mejorar tu bienestar mental.

  5. Hacer actividades que te gusten: encontrar una actividad que te guste y te haga sentir bien puede ayudarte a reducir el estrés y mejorar tu estado de ánimo. Esto puede incluir cosas como hacer deporte, tocar un instrumento, pintar, escribir, o cualquier otra cosa que te guste y te haga sentir bien.

Es importante recordar que el estrés es una respuesta normal y natural del cuerpo a ciertas situaciones, y que no siempre es algo negativo. Sin embargo, si el estrés está interfiriendo en tu vida diaria y te está haciendo sentir desbordado, puede ser una buena idea buscar ayuda profesional. Un terapeuta o un profesional de la salud mental pueden ayudarte a encontrar técnicas efectivas para manejar el estrés y mejorar tu bienestar general. El manejo del estrés es una habilidad importante que todos podemos aprender.


Referencias

Barrio, J., García, M., Ruiz, I., & Arce, A. (2006). EL ESTRÉS COMO RESPUESTA. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 1(1), 37-48.

Naranjo Pereira, M. L., (2009). UNA REVISIÓN TEÓRICA SOBRE EL ESTRÉS Y ALGUNOS ASPECTOS RELEVANTES DE ESTE EN EL ÁMBITO EDUCATIVO. Revista Educación, 33(2), 171-190.

605 visualizaciones
bottom of page